El papel del estratega de contenido es ser un defensor, tanto para el contenido de su cliente como para su público al que se dirige. Consiste en traer el contenido adecuado a la persona adecuada, en el momento adecuado, en el contexto adecuado y asegurarse de que es preciso, actualizado y apropiado mediante un compromiso continuo. Para que esto suceda, debe tener lugar una comunicación de ideas que requiera una comprensión profunda del público, sus necesidades y su estilo de comunicación.

La estrategia del contenido, es el arte de la comunicación clara.

Hoy en día todo es fluido. No podemos controlar los dispositivos o plataformas que utilizan las personas para acceder a nuestro contenido ni hacer suposiciones acerca de cómo accederán a nuestro contenido en el futuro. Nuestros medios de publicación más comunes han evolucionado de estático a dinámico, y nuestro proceso necesita reflejar eso. En el proceso de diseño de nuestros días, la estrategia de contenido entra en acción en la etapa de planificación y desempeña un papel a lo largo de todo el proceso, desde la ideación y la creatividad hasta el diseño y desarrollo, pasando por la publicación y el mantenimiento.

Cada empresa necesita crear su propia estrategia y su propio marketing de contenidos para fidelizar con el cliente, tener personalidad propia valiéndose del diseño y creatividad, a la hora de la venta del producto o servicio, adoptando la mentalidad de que se está comercializando una experiencia.